El ex productor de la WWE, Andrew Green ha demando a la WWE y a Big Show, cuyo verdadero nombre es Paul Wight, argumentando un supuesto incidente que se produjo el pasado 27 de enero de este año en los vestidores del PPV WWE Royal Rumble 2013, que se efectuó desde el US Airways Center en Phoenix, Arizona.

 

De acuerdo con los documentos de la corte, Andrew Green sostiene que otro productor de la WWE le dijo que consiguiera una entrevista con Big Show después de su combate que tuvo esa noche ante Alberto Del Río para que fuera publicada en la página web oficial y/o en el canal de Youtube de la compañía.

Andrew Green comenta que al principio Big Show se negó hacer la entrevista hasta que él le señalo que fue una petición del ex director creativo, Eric Pankowski. Green reclama que Big Show comenzó a utilizar un “lenguaje profano e indecente”, diciéndole que si deseaba una entrevista, él se la daría.

A continuación más sobre la reclamación:

“Big Show fue hacia Andrew Green enfurecido, gritándole obscenidades y moviendo su puño en el rostro de Green. Luego, Big Show lo agarró del cuello y de la garganta; lo golpeo en la cara y lo apoyaba contra un baúl mientras que le decía “¡Hijo de ****…  Ni se te ocurra acercarte otra vez a mi… me importa una mie*** quien eres”.

Big Show solicitó entonces que se re-grabara la entrevista comentando que solamente se iría, pero Triple H pidió una tercera toma de la entrevista aunque Big Show indico que no pensaba que él pudiera ser capaz de hacerlo otra vez debido a que sus emociones en la primera toma habrían sido reales. Una tercera entrevista fue filmada pero Eric Pankowski decidío publicar la primera entrevista.

Andrew Green declara que ya no pudo seguir trabajando en la WWE tras el día 29 del mismo mes ya que él se sentía incómodo trabajando alrededor de Big Show y de otros luchadores. Alega en la demanda que la WWE había anteriormente “suspendido o despedido a Big Show a causa de su comportamiento, incluyendo su participación en actividades violentas,  e/o ilegales, e/o  impropias fuera del recinto de la lucha libre.”