Etiquetas

, ,

Debido a la notable cantidad de conmociones cerebrales sufridas en los últimos meses, WWE organizó una nueva política para hacerles frente.

Las pruebas consisten en que si un talento de la empresa sufre una de estas concusiones, antes de darse el alta para volver a los cuadriláteros, deberán examinarlo mediante un test de “impacto”. De esta manera podrán notar si aquella conmoción sigue vigente o si ya está recuperado para luchar.

Aún así pasada la prueba, la superestrella o diva será evaluada nuevamente en busca de nuevos signos de conmoción (dolores de cabeza, náuseas, desorientación). Luego de aprobar los dos análisis, podrán volver al ring sin precauciones especiales.

El primero en probar los test fue Fandango, quien demostró buenos resultados ante el primer chequeo de impacto, se espera una nueva examinación para ser dado de alta.

Anuncios