Etiquetas

,

Curtis Axel en Raw Live de Belfast, Irlanda // Imagen por Twitter @realcurtisaxel

Curtis Axel, superestrella de la WWE, quien en la actualidad ostenta el campeonato intercontinental, habló recientemente con NorfolkNavyFlagship.com, durante la charla dijo que odiaba ser Michael McGillicutty, personaje que interpretó antes del reciente empuje que recibe bajo el nombre de Curtis Axel con la empresa de entretenimiento deportivo, también comentó acerca de su paso por WWE NXT. Veamos parte destacada de la entrevista.

Como “Michael McGillicutty,” su herencia no fue un foco importante. Ahora que te has convertido en Curtis Axel ¿Esto le permite ser más de usted y mostrar ligeramente un lado diferente de su personaje?

“Al principio, ellos (WWE) no querían mostrar de donde vengo, se opinían a eso – si incorporaba movimientos que mi padre y mi abuelo hicieron, solo se trata de rendir homenaje a ellos-  a mi familia. La familia es número uno y siempre será el número uno para mí. Incluso como Michael McGillicutty – Todavía luchaba como yo mismo. Creo que fue algo bueno – aunque el nombre era malísimo. Odiaba ser Michael McGillicutty y tener que decirle a la gente mi nombre. Era embarazoso. Incluso firmando ese nombre de cinco sílabas es ridículo. Yo siempre quise ser “yo” a largo plazo”.

Usted estuvo en la segunda temporada de NXT . Al estar en ese tipo de ambiente, siendo introducido al mundo en esta clase de reality show ¿Cuáles son algunas de las lecciones que aprendió de esa experiencia?

“NXT fue una pesadilla. Yo estaba muy emocionado de llegar. – Yo sabía que estaba listo. Veía a aquellos chicos de la primera temporada, – tomando el micrófono y haciendo esos desafíos estúpidos. Yo estaba un poco fastidiado, pero al menos estaba siendo sacado a relucir. Entonces me dijeron que mi nombre era Michael McGillicutty y se me rompió el corazón. Nunca se sabía exactamente lo que estaba pasando. Ellos decían: “Está bien, ustedes tienen un combate, un concurso. Aquí está el micrófono”. Era una sorpresa cada semana. Había que estar parados en los dedos de los pies, daba miedo porque todo el mundo a tu espalda y todo el mundo en la casa estaban viendo. Creo que la participación en ese ambiente, te endurece. Me siento, ahora, que estoy preparado para cualquier cosa”.

Anuncios